ago
29
2012

El Taxi se moviliza ante la amenaza de la liberalización salvaje de los VTCs

El Ministerio de Economía y Competitividad redacta un borrador de la LOTT que desregulariza los VTCs, lo que significa terminar con la proporcionalidad existente hasta ahora  de una licencia de vehículos de arrendamiento con conductor por 30 licencias de taxis,  lo que a su vez representaría la desaparición del sector del taxi. Debido a esta situación, las tres organizaciones nacionales del taxi,  CTE, UNALT y UNIATRAMC, celebraron en Madrid una rueda de prensa  en la que explicaron lo que supondría para el colectivo del taxi la puesta en marcha de  esa nociva medida y presentaron un calendario de movilizaciones a nivel nacional.

La rueda de prensa estuvo ‘presidida’ por los presidentes de las tres organizaciones nacionales CTE, UNALT y UNIATRAMC, José Artemio Ardura, Santiago Fraile y José Antonio Fernández, respectivamente. Los tres mandatarios del taxi estuvieron acompañados por Sebastián Reyna, presidente de UPTA y por Francisco de Palacios, vicepresidente de ATA.

En primer lugar intervino José Artemio Ardura quien expuso la delicada situación en la que se encuentra el colectivo del taxi.
“El objeto de esta rueda de prensa es anunciar públicamente la convocatoria de  un paro nacional del sector del taxi el próximo día 1 de agosto como consecuencia de los problemas surgidos con el borrador de la Ley de Ordenación de Transportes Terrestres (LOTT) presentado por el Ministerio de Economía cuyo texto actual liberaliza los vehículos de arrendamiento con conductor, lo que significa eliminar la proporción que hasta la fecha existía por la cual en España había un vehículo de arrendamiento con conductor por cada 30 taxis.

En España hay 66.500 licencias de taxi y 2.500 vehículos VTCs. Los VTCs son vehículos que se utilizan para prestar servicio en actos puntuales como son los casos en los que se trasladan, por ejemplo, a autoridades políticas, empresarios…, es decir,  son vehículos que no llevan símbolos en su exterior que les señalen como transporte público.

Los VTCs  surgieron con la vocación de prestar un servicio de lujo, diferenciado del servicio que presta el sector del taxi, y ese es el motivo por el que existe esa proporcionalidad de 1 a 30 entre el estos vehículos y los taxis; se supone que el mercado de trabajo que tienen estos vehículos es muy limitado, ya que, insisto, está dedicado a servicios denominados de ‘alta gama’.

La modificación de la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre que  actualmente está en fase de anteproyecto aprobada por Consejo de Ministros, liberaliza estos vehículos, por lo que dejará de existir la proporcionalidad de 1 a 30;  se liberalizan las condiciones de prestación de servicio, por lo que ya no se contemplará que tengan que ser vehículos de lujo o vehículos de ‘alta gama’ lo que  traerá consigo que estos vehículos podrán comenzar a sustituir al servicio del taxi en las ciudades y en los pueblos, pero claro, de una manera totalmente desorganizada. Quiero decir que los VTCs desregularizados no se les exigirá  prácticamente nada. Cualquier ciudadano/a que disponga de dinero para adquirir un vehículo, podrá solicitar el alta fiscal correspondiente y ya podrá comenzar a  ofrecer sus servicios a hoteles, a restaurantes y a todo todos los establecimientos que estime oportuno sin control ni regulación alguna. Esto significa la desaparición del sector del taxi, ya que si esta categoría de vehículos -que hasta ahora estaba bien proporcionada respecto al servicio de taxis- deja de ser un a categoría de servicio de lujo y se convierte en un servicio tradicional de taxi, el final de nuestro sector es un hecho, más aún si tenemos en cuenta que hasta ahora nuestro colectivo tiene que extraer su rendimiento de una muy reducida demanda, así que si a partir de este momento permitimos la entrada salvaje de un ilimitado número de VTCs,  nuestra desaparición está aún más clara; pero es que además, en lo que se refiere al usuario, éste vivirá en una inseguridad permanente debido a que cada vez que pare un coche para hacer una carrera deberá pactar el precio del viaje con el conductor, algo que hoy resulta impensable y que nos llevaría a tiempos que ya habían sido claramente superados. Démonos cuenta que en supuesto caso de que esta norma se llevara desgraciadamente a efecto, estos coches camparían por sus respetos sin control administrativo alguno, sin certificación alguna, trabajarían como les venga en gana, e insisto, sería la desaparición definitiva del sector del taxi.

El Ministerio de Fomento nos ha  transmitido que no está de acuerdo con esta norma. Nos ha asegurado que  su borrador es otro en el que sí se mantiene la  proporcionalidad hoy existente, pero el Ministerio de Economía y Competitividad en su excesivo afán liberalizador ha  tomado la decisión de que es mejor que cada cual haga lo que le venga en gana. Hemos tenido una reunión con el Ministerio de Economía con el fin de hacerle ver cuál era el problema. El subdirector con el que nos hemos reunido nos ha dicho con nítida claridad que la vocación que tienen en Economía es  liberalizar el mayor número posible de sectores. Cuando  hemos pedido que se nos den razones y argumentos para saber qué se va aganar con la aplicación de esta medida,  el subdirector no nos ha dado argumentación alguna sólo ha insistido en que hay que liberalizar el máximo número de sectores.  Si esto ocurriese sería una auténtica locura. Nosotros entendemos que aplicar esta norma  no es voluntad del Gobierno. Tenemos la sensación de que estas decisiones se han tomado en escalafones inferiores de la Administración, en los que no han sabido valorar el problema que se podía causar al sector del taxi, por lo tanto, estamos convencidos que no hay intención política de causar daño al sector del taxi, pero sí que consideramos que no podemos dejar pasar ni un minuto más, no podemos permanecer impasibles porque hay una tremenda intranquilidad en el sector, una tremenda preocupación por lo que está pasando en estos días y por lo que viene pasando en estos últimos meses. No hay argumento alguno que avale  la medida que se pretende tomar. Por todo ello hemos decidido convocar un paro nacional el día 1 de agosto de 24 horas, que se inicia a las 00,06h. con la intención de que el Gobierno pueda reaccionar y que se solucione el problema sin que se llegue a  ejecutar esa primera jornada de paro. En Madrid se realizará una manifestación el día 27 de julio, que no coincide con la fecha de paro en el ámbito nacional porque la mitad de la flota de taxis de Madrid estará con el periodo vacacional que le corresponde por regulación, por este motivo se considera más interesante que la capital del Estado celebre su manifestación antes de finalizar el mes de julio. En el resto del país, el día 1 de agosto tendrá lugar el paro nacional
aquí también se unirá Madrid,  y las manifestaciones tendrán lugar en todas las comunidades autónomas de España -salvo en Madrid, que se habrá realizado el 27 de julio por las causas anteriormente explicadas-. Las organizaciones de UNALT,  UNIATRAMCV y  CTE nos pondremos de acuerdo para emprender las acciones que en cada comunidad se consideren las más adecuadas y oportunas.

Queremos insistir en que el sector del taxi ni persigue, ni  quiere ninguna conflictividad. Esto no es una acción de acoso al Gobierno, sino una llamada de atención respecto de un error en la redacción de  la LOTT que entendemos que será subsanado sin mayores problemas en un tiempo muy corto y por consiguiente entendemos que no deberíamos llegar al 1 de agosto con esta situación.”

A continuación tomó la palabra el presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de España (UPTA), Sebastián Reyna, quien dijo:

“Quiero trasladar todo el apoyo desde UPTA a esta postura y acción adoptada de forma unánime por las organizaciones nacionales del taxi. El taxi es para nosotros un sector fundamental, entre otras cosas porque es el sector de actividad económica en que hay un porcentaje mayor de presencia de autónomos dentro del total de todos los trabajadores que ejercen la profesión y, por lo tanto, para nosotros es un sector básico desde  el punto de vista de mantenimiento del trabajo autónomo de nuestro país. Es por ello por lo que  expresamos no sólo nuestro total apoyo, sino también la solidaridad del resto de los sectores: el comercio, la hostelería, etc. a las organizaciones del taxi por su posición en esta materia.

Como valoración del aspecto del borrador de la LOTT si quiero indicar en primer lugar nuestra más absoluta sorpresa por la posición del Gobierno de la nación en la redacción del proyecto de ley, porque este era un tema que yo creo que hasta ahora era acertado porque todas las partes estaban de acuerdo con su sostenibilidad, es decir era un asunto que en todas nuestras conversaciones mantenidas con el anterior Gobierno y con el Ministerio de Fomento de esta legislatura todos estaban de acuerdo en respetar la proporcionalidad de 1 a 30, por ello  pensamos que parece razonable que se trate de un error, de una confusión, y que el Gobierno cambiará la posición manteniendo la que el actual presidente del Ejecutivo había defendido cuando era líder del principal grupo de la oposición.  En caso de que se mantenga la intención de sacar adelante el borrador elaborado por el Ministerio de Economía se caerá en una inadmisible confusión de dos aspectos: una cosa es liberalizar la economía y otra cosa es producir desorden en la economía. Con la medida que pretende sacar adelante Economía se producirá desorden y desregulación, mientras  que en el caso de que se mantenga la situación actual, lo que se hace es afianzar una libertad económica regularizada, una libertad económica ordenada. Por todo ello, esperamos que se produzca un cambio en los próximos días antes de que se lleven a efecto las movilizaciones anunciadas por el sector del taxi.”
Por último, Francisco de Palacios, vicepresidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores  Autónomos (ATA), tomó la palabra

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) va a estar en todo momento con el taxi, con sus organizaciones y va a estar al igual que estuvo hace unos años cuando el sector también tuvo que manifestarse como consecuencia de la Ley Ómnibus. Hoy hay que decir que no es necesario que exista un ‘taxi paralelo’, en este momento la oferta es suficientemente amplia, hasta tal punto que en las principales ciudades españolas se duplica la media de taxis por ciudadano que hay en el resto de la Unión Europea; es decir, que si algún problema tenemos, no es la falta de oferta de servicios, sino la escasez de demanda. El sector del taxi, desde que ha comenzado la crisis económica que estamos sufriendo, ya ha perdido un 40% de su recaudación. Los profesionales del taxi,  en este momento  están teniendo que trabaja más horas para recaudar lo mismo o menos que hace unos años y, por lo tanto, si algo hay que  incentivar no es la oferta de taxis sino la demanda.

Poner en marcha la pretensión de las reformas de la LOTT propuestas por  Economía representa degradar el servicio del taxi. Con esa normativa nos acercaremos a ciudades tercermundistas en los que para trasladarse en taxi hay que pactar previamente el precio con el conductor del vehículo.  Esta posibilidad es irritante y, más aún, si tenemos en cuenta que España es un país que cuenta con un servicio de taxi ejemplarizante por su profesionalidad.
Desde luego, ATA va a estar al lado de los taxistas y de sus organizaciones que momentáneamente han decidido realizar estas movilizaciones, y también vamos a estar intentando que el Gobierno se percate de este error.”

Descargar (PDF, 526KB)

Fuente Original: La Voz del Taxi